Estrella fugaz. Recreación

Este año el máximo de la lluvia de estrellas más conocida del año tendrá lugar en la noche del sábado 12 al domingo 13 de agosto. La observación se puede hacer desde las once de la noche y desde lugares alejados de la contaminación lumínica. Aquí te damos algunos consejos para observarlas.

 

 

 

 

Fieles a su cita anual, este fin de semana llegan las Perséidas, la lluvia de estrellas más observada de todo el año y que tradicionalmente se conocen como lágrimas de San Lorenzo por su cercanía en fecha a la onomástica de ese mártir.

 

Las lluvias de estrellas se producen cuando la Tierra atraviesa la zona del espacio en la que se encuentra con partículas que un cometa dejó en su camino hacia el Sol. En el caso de las Perseidas, se trata de partículas del cometa 109P/Swift-Tuttle que se acercó por última vez al Sol en el año 1992. Cuando esas partículas, generalmente del tamaño de un grano de arroz, chocan con la atmósfera de nuestro planeta, se volatilizan dejando el característico trazo de la estrella fugaz. 

 

Las Perseidas deben su nombre a la constelación de Perseo, lugar desde donde parecen salir todas las estrellas fugaces de esta lluvia, uno de los eventos astronómicos más especiales del verano.

 

Para observar la lluvia de estrellas basta con mirar a lo alto del cielo a simple vista, sin prismáticos ni telescopios, hacerlo en posición cómoda y alejado todo lo posible de fuentes lumínicas que entorpezcan la visibilidad. La observación se puede hacer desde las once de la noche y durante toda la madrugada.

 

Observación de las lágrimas de San Lorenzo en el año 2016. Foto: Joaquín Carrión.

 

Este año también estará presente la Luna menguante que aparecerá sobre el horizonte a las doce de la noche, algo que dificultará el ver las estrellas fugaces menos brillantes. Según las predicciones, en condiciones óptimas de observación se podrían ver hasta 120 estrellas fugaces en una hora, siendo menor este número en zonas cercanas a ciudades o con contaminación lumínica.

 

Cualquier zona alejada de la contaminación lumínica es buena para observar la lluvia de estrellas, tanto en el interior como en la costa. Las playas y calas pueden ser una muy buena opción en la costa, evitando mirar en todo momento hacia las ciudades. También es muy importante evitar usar linternas o móviles durante la observación, ya que el ojo humano se va acostumbrando a la oscuridad, viendo cada vez más los objetos menos brillantes. Si miramos, aunque solo sea unos segundos, el móvil o utilizamos una linterna, perderemos esa adaptación de nuestros ojos, perdiendo las estrellas fugaces menos brillantes.

 

Además de las Perséidas y la Luna, esa misma noche podremos ver a los planetas Júpiter y Saturno y, de 22:01 a 22:07 horas, el paso de la Estación Espacial Internacional recorriendo el cielo como una estrella muy brillante desde el noroeste hacia el sureste. Allí ahora mismo van a bordo seis astronautas.

 

El tiempo parece que acompañará en la observación en toda la provincia de Alicante. Ya solo falta coger algo de abrigo (por las noches suele refrescar), una hamaca o toalla para acostarse y observar cómodamente y, por supuesto, la lista de deseos